¿Puede ayudar el ejercicio por la tarde o noche a controlar el azúcar en sangre?

por Sendo / enero 24, 2024
  • Un estudio revela que hacer ejercicio por la tarde y por la noche puede ayudar a controlar la glucemia.
  • Se descubrió que el tiempo dedicado a la actividad física de moderada a vigorosa, reducía tanto el contenido graso del hígado como la resistencia a la insulina.
  • No se encontraron diferencias significativas en la resistencia a la insulina en las personas que realizaban más actividad física por la mañana o a lo largo del día.

El estudio, publicado el 1 de noviembre en la revista Diabetologia, plantea que hacer ejercicio entre el mediodía y la medianoche podría reducir significativamente la resistencia a la insulina en comparación con la actividad realizada a primera hora del día.

«Nuestro objetivo era investigar la relación entre el momento en el cual se lleva a cabo la actividad física y el tiempo de sedentarismo con el contenido de grasa en el hígado y la resistencia a la insulina en una población de mediana edad», dijo a Healthline el autor principal del estudio, Dr Jeroen van der Velde, del Departamento de Epidemiología Clínica del Centro Médico de la Universidad de Leiden.

Todos los participantes tenían sobrepeso o eran obesos.

El equipo analizó los datos presentados por el estudio Netherlands Epidemiology of Obesity (NEO), que incluyó hombres y mujeres de entre 45 y 65 años con un índice de masa corporal (IMC) igual o superior a 27, es decir, con sobrepeso u obesidad.

A continuación, se invitó a todos los habitantes de entre 45 y 65 años con un IMC representativo de la población general de un municipio de los Países Bajos como grupo de control, para una población de estudio de casi 6.700 personas. Todos los participantes se sometieron a un examen físico en el que se tomaron muestras de sangre para medir los niveles de glucosa e insulina en sangre en ayunas y después de comer. Se les interrogó sobre su estilo de vida y a algunos de ellos se les midió el contenido de grasa en el hígado mediante una resonancia magnética.

A una muestra aleatoria de 955 participantes se les entregó un acelerómetro y un pulsómetro combinados para que los utilizaran durante cuatro días y noches consecutivos y así controlar sus movimientos y su actividad. Se dividió el día en tres bloques: de las 6 de la mañana a las 12 de la tarde, de las 12 a las 6 de la tarde y de las 6 de la tarde a la medianoche, y se calculó la proporción de actividad física total diaria de moderada a vigorosa (MVPA) que se producía en cada uno de ellos, revelando el periodo más activo.

Estas mediciones se utilizaron para estimar el gasto energético de la actividad física, lo que permitió a los investigadores determinar la cantidad de tiempo dedicado a las distintas intensidades de actividad. Sólo se incluyeron en el análisis 775 personas con datos completos.

El ejercicio nocturno redujo la resistencia a la insulina en un 25%.

Los investigadores descubrieron que, en comparación con la actividad repartida a lo largo del día, hacer ejercicio por la tarde estaba relacionado con una reducción del 18% de la resistencia a la insulina y  por la noche la reducción fue del 25%. Asimismo, los resultados mostraron que el tiempo dedicado a la actividad física de moderada a vigorosa reducía tanto el contenido de grasa hepática como la resistencia a la insulina, Sin embargo no se encontraron diferencias significativas en la resistencia a la insulina entre la actividad matutina y el ejercicio repartido uniformemente a lo largo del día.

La gran diferencia fue sorprendente

Van der Velde señaló que el hecho de que la actividad física vespertina o nocturna parezca más beneficiosa no le sorprendió, ya que  estudios realizados anteriormente en pacientes con diabetes mostraron que los efectos más beneficiosos sobre el control de la glucosa se producían cuando el ejercicio de alta intensidad se realizaba por la tarde y no por la mañana.

«Sin embargo, en nuestro estudio examinamos la actividad física habitual de moderada a vigorosa», indicó. «La AFMV habitual incluye el ejercicio de alta intensidad, pero se compone sobre todo de caminar a paso ligero y montar en bicicleta, esta última especialmente en los Países Bajos».

Asimismo, añadió que tanto él como su equipo observaron diferencias de hasta un 25% de resistencia a la insulina entre los que realizaban la mayor parte de su actividad por la noche frente al grupo con una distribución uniforme de la AFMV a lo largo del día. «No se esperaba una diferencia tan grande», afirmó van der Velde.

¿Qué es la resistencia a la insulina?

El Dr. Ricardo Correa, director del Programa de Becas de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona, explica que la resistencia a la insulina se produce cuando las células dejan de responder a la insulina.

«Lo que hace el receptor de la insulina es que cada vez que llega la insulina, activa una cascada para que la glucosa pueda entrar en la célula», explicó. «Lo que ocurre cuando ese receptor está dañado es que no puede activar esta cascada, por lo que la glucosa no puede entrar. Esto hace que toda la glucosa se quede fuera de la célula».

Si la glucosa no puede entrar en las células, el nivel de azúcar en la sangre sigue siendo alto, lo que da lugar a la diabetes de tipo 2. Dr. Correa advirtió que las personas con sobrepeso u obesidad corren el mayor riesgo de padecer resistencia a la insulina.»La resistencia a la insulina es el primer paso de la progresión hacia la diabetes de tipo 2″.

Empiezan a comprenderse los beneficios de la sincronización del ejercicio

«Apenas estamos comenzando a comprender los posibles beneficios para la salud del horario de la actividad física», dijo van der Velde. Asimismo, subrayó que en este estudio se analizaron las diferencias en la resistencia a la insulina a nivel de grupo. «Así que, para trasladar nuestros hallazgos a los consejos individuales, hay varias cosas que tenemos que entender», continuó.  Una de ellas es saber si la adaptación de la actividad diaria de la mañana a la tarde o a la noche conducirá efectivamente a una mejora de la sensibilidad a la insulina. «Además, no sabemos si todo el mundo se beneficiará de cambiar el horario de sus actividades», señaló.

«Tal vez, las personas que se caracterizan por ser matutinas se beneficien más de la actividad física a primera hora del día», añadió. «Por ahora, creo que debemos esperar a futuros estudios para traducir nuestros hallazgos en mensajes clínicos».

Por qué el ejercicio ayuda con la resistencia a la insulina

El Dr. Correa expuso que la actividad física ofrece otra vía que no implica la activación de la insulina. «Las dos formas en que la glucosa puede entrar en la célula son a través del receptor de la insulina o a través del ejercicio». Por lo tanto, el ejercicio puede ayudar a controlar la glucemia, lo que a su vez puede ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina.

«Así que siempre que hacemos ejercicio, permitimos la entrada de glucosa en las células ya que la glucosa proporciona energía en el ejercicio, por lo que es una forma que tiene el cuerpo de obtener energía», concluye.

El ejercicio a cualquier hora es beneficioso

Según el Dr. Correa, es «un poco controvertido» decir que una hora es mejor que otra para hacer ejercicio, «porque el ejercicio en cualquier momento del día es beneficioso» y destacó que el estudio utilizó un grupo relativamente pequeño para descubrir sus hallazgos.

«Creo que tenemos que mirarlo con un grano de sal», advirtió. «Porque si recomendamos a un paciente que haga ejercicio, dependerá de cuándo esté disponible para hacerlo. Algunos están disponibles por la mañana, así que no deberíamos recomendar a los pacientes que sólo hagan ejercicio por la tarde.»

Conclusión

Según una investigación es posible que exista una relación entre hacer ejercicio a última hora del día y  reducción de la resistencia a la insulina en personas obesas o con sobrepeso. Esto no significa que sólo debamos hacer ejercicio a última hora del día, ya que el ejercicio es beneficioso a cualquier hora. Es importante recalcar que aún no saben si todo el mundo obtendrá los mismos beneficios del ejercicio por la tarde y por la noche, y que se necesitan más investigaciones para averiguarlo.

¿Te gusta? ¡Compártelo!
Buscar
Entradas recientes
Caminar, tu pasaporte hacia una vida más saludable
febrero 29, 2024
Qué es y cómo mejorar el metabolismo despertando los sentidos
enero 24, 2024
¿Puede ayudar el ejercicio por la tarde o noche a controlar el azúcar en sangre?
enero 24, 2024
Ir al contenido